Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros


PUBLICIDAD

Sobre la Biblia

inicio»

Dios habla en la Biblia por medio de los hombres

La Iglesia nos enseña en el Concilio Vaticano II que "Dios habla en la Escritura por medio de los hombres y en lenguaje humano"; en este momento nos concentraremos en la expresión: "por medio de los hombres".

Dios no escribió las Escrituras con su puño y letra.

Dios escoge a determinados hombres como instrumentos suyos, les inspira lo que quiere que digan, y estos obedecen y actuan.

Es más o menos la teoría del que escribe y del instrumento con que escribe. Yo tomo un lápiz o tomo una pluma, y estos instrumentos van consignando lo que yo quiero, aunque con los rasgos diferentes, porque el lápiz o la pluma escriben según su estado y naturaleza. Una cosa parecida ocurre entre el autor principal que es Dios, y los autores secundarios que son los hombres.

"Dios hace que los hombres por Él escogidos escriban todo lo que Él les revela o sugiere, librándolos de todo error". Pero este lo hace conforme a su cultura, ambiente, temperamento, estado psicológico en que se encuentra, es decir de una manera humana.

¿Como se escribió la Biblia?

Cuando se construye un monumento para conmemorar alguna hazaña o suceso. Lo primero que tuvo lugar fue el hecho, luego el recordar y guardar en la memoria ese acontecimiento histórico y finalmente construír el monumento.

Así fue también en la Biblia, en el primer momento sucedieron los hechos. En el segundo momento el pueblo platicó y transmitió esos acontecimientos, para lo cual tuvo que guardarlos en la memoria, y en el tercer momento se fueron resumiendo y escribiendo esos acontecimientos.

La Biblia fue escribiéndose a partir de los hechos y acontecimientos que fue viviendo el pueblo de Israel, en el Antiguo Testamento, y la Iglesia en el Nuevo Testamento, esos hechos fueron guardados y transmitidos, generalmente, en forma de tradiciones orales que el pueblo fue guardando en su memoria, y finalmente se decide poner por escrito estas tradiciones, para lo cual se compilan y se unifican diversas historias.

Hay que tomar en cuenta que la realidad afecta la forma en que es transmitida y puesta por escrito la tradición. Por ejemplo, si yo escribo una carta a un familiar para comunicarle una noticia, la carta va tener rasgos de mi realidad, mi situación emocional, mi educación, mi manera de expresarme. Si otro familiar escribe otra carta trasmitiendo la misma noticia, esa carta va a tener otro estilo, porque aquella persona tiene otro punto de vista, otras esperanzas, y otra historia. Es por eso que en la Biblia podemos encontrar narraciones diferentes de un mismo hecho, por ejemplo, hay dos narraciones de la creación, en los libros de las Crónicas relatan la historia ya tocada en los libros de los reyes, los cuatro Evangelios nos presentan la vida y pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

¿Quiénes fueron estos hombres escogidos por Dios?


Esteban Langton
 
La mayor parte de los autores que escribieron el Antiguo Testamento son desconocidos dado que las producciones literarias de la antigüedad solían ser anónimas, eran composiciones orales o escritas que pertenecían a la comunidad, y por lo general no se firmaban, y en ocaciones se atribuían a algún personaje famoso de la historia de Israel.

En algunos casos, el personaje al que consideramos el autor de la obra, realmente no la escribió, sino que fueron sus discípulos los que pusieron por escrito sus enseñanzas.

El Pentateuco fue redactado hacia el año 1000 a.C., muchos años después de que sucedieran los hechos que ahí se narran. Los redactores son conocidos como yahvistas y elohistas, por la manera de nombrar a Dios, Yahveh y Elohim.

En el libro de los Salmos, que popularmente se atribuye a David, se sabe que el rey poeta compuso 73 salmos, Asaf escribió 12, de los hijos de Coré son 11, y algunos de Hemán, Etán, Salomón y otros.

En otros libros si se conoce con seguridad el autor, como son los escritos de los profetas, y en general, las epístolas del Nuevo Testamento. La Carta a los Hebreos es atribuída a San Pablo, pero hoy se sabe que aunque influyó en su elaboración, por las diferencias de estilo, fue escrita por otra persona.

En el caso de los Evangelios, Jesús no dejó nada escrito. El primer Evangelio se escribió alrededor de veinte años después de la muerte de Jesús. Son fruto de la predicación de los apóstoles, por ejemplo Lucas no conoció físicamente a Jesús, pero puso por escrito las tradiciones orales que le furon trasmitidas. El Evangelio de Mateo que conocemos, no es tal como lo escribió el apóstol, sino que fue adicionado con otras tradiciones por sus discípulos.


Bibliografía:

Miranda, José Miguel. (1982). Lecciones Bíblicas. México: Ediciones Paulinas.

Saravia, Javier. (1986). El poblado de la Biblia. México: Publicaciones Paulinas.

Carrillo Alday; Salvador. (1993). Introducción a la Biblia. México: Instituto de Sagrada Escritura.