Inicio Noticias de la Iglesia Espiritualidad Liturgia Biblia Conoce y defiende tu fe
Historia de la Iglesia Las Vidas de los Santos Lecturas de la Santa Misa María Radio Catedral Libros


PUBLICIDAD

Sobre la Biblia

inicio»

Los Evangelios Sinópticos

Los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas, procediendo al menos en parte de una misma fuente, tienen entre sí notables semejanzas; en virtud de éstas han recibido el nombre común de EVANGELIOS SINÓPTICOS.

I- ORIGEN LITERARIO DE LOS EVANGELIOS SINÓPTICOS.

Al impulso del Espíritu Santo, recibido el día de Pentecostés, los discípulos comenzaron a proclamar el Evangelio de Jesús "Señor y Mesías". Esta predicación se centró ante todo sobre la muerte redentora de Jesús y su gloriosa resurrección. Fue el KERYGMA PRIMITIVO. Esta predicación fue luego enriquecida con el relato de la pasión del Maestro y después con los recuerdos de su vida: palabras, hechos y milagros.

Pronto comenzó a consignarse por escrito esta "TRADICIÓN ORAL". De allí brotaron: un primer Evangelio con hechos y palabras de Jesús que la tradición antigua del siglo II (Papías, Ireneo) atribuye al Apóstol Mateo, y otra Colección complementaria (llamada también Fuente suplementaria = Fs) de palabras del Señor. Ambos escritos fueron compuestos en arameo y pronto traducidos al Griego de diferentes maneras. Esto pudo haber sido entre los años 40 y 50.

San Pedro debió utilizar en su catequesis el evangelio primitivo de Mateo. Marcos, discípulo de Pedro, quiso consignar por escrito las enseñanzas de su maestro. Para esto se sirvió de la predicación viva de Pedro y de alguna traducción griega del evangelio arameo de Mateo, omitiendo sin embargo, numerosas palabras del Señor. Así nació nuestro Evangelio griego según SAN MARCOS, escrito hacia el año 64.

Más tarde, otro escritor quiso redactar de manera más completa las tradiciones sobre Jesús. Utilizó el evangelio primitivo de Mateo en alguna de sus traducciones griegas, pero se sirvió además de la Fuente suplementaria (Fs) de palabras de Señor; se ayudó también del Evangelio de Marcos y agregó finalmente informaciones propias, por ejemplo sobre la infancia de Jesús. Este es el Evangelio canónico griego de SAN MATEO, obra del año 80 más o menos.

Por su parte, Lucas, de origen griego, antioqueño, médico, "temeroso de Dios", y discípulo de Pablo, quiso recoger también en una obra la tradición evangélica. Utilizó para ello el evangelio primitivo de Mateo y la Fuente suplementaria de palabras del Señor, pero de manera diferente al Mateo canónico. Se sirvió además del Evangelio de Marcos y de fuentes personales, como lo dejan entrever ciertas parábolas que solo existen en Lucas y la historia de la infancia de Jesús. Este es el origen del Evangelio de SAN LUCAS, cuya redacción puede fijarse hacia el año 75.

Somos consciente de que, al presentar en esta forma la génesis de los Evangelios Sinópticos, simplificamos la solución de un problema arduo. Para detalles más precisos, se puede consultar introducción a los Evangelios Sinópticos que ofrece la Biblia de Jerusalén.


Bibliografía:

Carrillo Alday, Salvador. (1985). Introducción a los Evangelios. México: Instituto de Sagrada Escritura.